Espiritualidad y respiración de la piel


¿Te sientes cómoda con lo que llevas puesto?

Hermana Mujer…  ¿te sientes cómoda con lo que llevas puesto?

Como Mujer, debo poder sentir lo que apoyo sobre mi piel.

Las mujeres antiguas sentían cada prenda o adorno que se ponían. Y eso les permitía sentirse completas en cada momento de su vida.

¿Sientes adecuada la ropa que llevas puesta? ¿Sientes adecuados los colores para este momento?

Si prestamos atención a estos detalles, descubrimos que nuestro cuerpo “nos habla”. Nos dice cuando está incómodo o cuando le falta “respiración”.  Acostumbradas a la ropa de material sintético (incluida la ropa interior), hemos dejado de escuchar la sensación de “encierro”  y “ahogo” que experimenta la piel al no poder realizar su intercambio energético con el espacio circundante.  Y los desodorantes ahogan las señales que nuestro cuerpo emite para explicarnos que tal o cual prenda no es compatible con su vida natural.  Persistentes en no escuchar a nuestro cuerpo, tarde o temprano, aparecen disfunciones. 

¿Qué significa volver a conectarnos con nuestra esencia femenina?

Es mucho más que una sensación del alma o una idea mental o un movimiento mundial de mujeres conectadas a través de la espiritualidad.  Si vivimos en este espacio tridimensional, conectarnos con nuestra esencia femenina significa sentir nuestro cuerpo y nuestra piel, como receptores y conectores con el espacio circundante. Porque nuestra salud espiritual tiene su base en la salud de nuestro cuerpo.  Y si no lo crees así, dime: ¿te resulta sencillo meditar, practicar yoga o enseñar cuando estás enferma o una mínima resfrío te impide respirar con facilidad?

En definitiva, y aunque suene raro, nuestra espiritualidad “necesita” que nuestro cuerpo respire.  Y para ello, lo más indicado es el uso de prendas hechas con fibras textiles naturales.  Y si no las consigues al 100 %, al menos con un porcentaje mayoritario.

En cuanto a los colores de lo que usamos, aprendemos a escuchar a nuestro cuerpo cuando intuitivamente sentimos que tal o cual color nos sienta de maravilla en este día particular y en esta situación dada.  Cuando prestamos atención a la sensación, más que a la costumbre o al uso de ropa que ya está en uso, advertimos que “necesitamos” vestirnos con otra cosa para sentirnos bien.  Esta necesidad tiene que ver con las vibraciones macrocósmicas que rigen cada día.  Pero esto lo desarrollaré en otro post.

Si algo en este artículo te resuena, deja tu comentario para enriquecerlo con la experiencia que cada una tiene sobre este tema y ayudarnos mutuamente a restaurar la sensibilidad propia del Ser Mujer.

Un abrazo afectuoso

Alejandra Lucía Rotf

Comentarios

Entradas populares de este blog

Meditación de Luna llena para sanar el cuerpo y revitalizarlo

Apartarse durante la luna llena y la menstruación

Meditación de luna llena para sanar relaciones